Cómo elegir la mejor silla de oficina

La elección de una silla de oficina es una de las claves básicas para optimizar nuestra productividad en el trabajo. Pero también es muy importante que hagamos la elección pensando en nuestra salud y, por qué no, en nuestro confort. En Papelería IcrExpress encontrarás la opción que necesitas, vísítanos en http://www.icrexpress.es/tienda/es/373-SILLASDEOFICINA   y te daremos la mejor alternativa.

Es igual de importante elegir una buena silla de oficina que cuando elegimos un buen colchón pensando en nuestro descanso. Y es que el tiempo que pasamos sentados en la silla de la oficina (8-10 horas al día) suele ser superior al que pasamos durmiendo (5-8 horas al día).

Por eso, pensar en la ergonomía es fundamental hasta el punto de que lo estético y el factor precio deberían pasar a un segundo plano en todo este proceso mental.

¿Qué precio tiene una cama normal, con un colchón normal, con unas sábanas normales (dos juegos), un cabecero normal… ? Es cierto que la inversión inicial se rentabiliza a largo plazo, pero notaremos resultados desde el primer minuto.

Por todos estos motivos es tan importante dedicarle cierto tiempo a la búsqueda, prueba y comparación de modelos.

Con una buena silla de oficina, nuestra productividad en el trabajo se verá incrementada si sabemos elegir bien.

Para acertar debemos tener primero un diálogo interno y…

  • Comprender la importancia de tener una silla ergonómica
  • Conocer la postura en la que somos más productivos (algunos trabajamos inclinados, otros metidos en la mesa, otros muy rectos…)
  • Preocuparnos por la salud de nuestra espalda y cuello
  • Prestar atención a cada uno de los detalles de la silla cuando la vayamos a probar

Teniendo en cuenta estos puntos estaremos más cerca de elegir la mejor silla de oficina. O al menos la que mejor se adapte a nuestras necesidades.

¿Qué hace que una silla de oficina sea buena?
No existe la silla de oficina perfecta para todos los seres humanos.
Es algo arriesgado comprar una silla de oficina sin haberla probado antes guiándonos únicamente por las opiniones ajenas. Por experiencia propia te advertimos de que lo que en la foto puede gustar mucho, luego en la realidad puede que no sea tan bonito; que no se adapte bien a tu cuerpo; que haga ruido al moverte, que el respaldo no se fije del todo…

A la hora de ir a probar la silla, estos son los puntos a valorar. Cada persona concederá más o menos importancia a cada uno de ellos dando así con “su silla perfecta”:

Facilidades de ajuste
Que las palancas y manivelas para ajustar la altura de la silla, los brazos, el respaldo o la basculación sean accesibles y sencillas de manejar una vez que estemos sentados.

Cuando nos vamos de la oficina lo normal es bajar la silla para que entre bien en la mesa y quede todo ordenado. Por lo tanto a diario regularemos la altura cada mañana… Hay sillas que pesan tan poco que al subir la palanca subes la silla entera. Te tienes que sentar fuerte para que note tu presencia y luego levantarte…

Debería ser frecuente que durante el día modifiques los ajustes de tu silla para que tu trabajo se desarrolle mejor… no es lo mismo leer un documento, escribir un email, navegar por internet…

Basculación
Tanto si una persona la considera necesaria como si no, valorar la basculación es fundamental.

Para aquellos que la necesiten serán determinantes aspectos como que el movimiento acompañe de forma equilibrada al peso del cuerpo o que la silla bascule sólo en el respaldo para mantener los brazos en posición horizontal.

Si los brazos se mueven con la basculación significa que deberás retirar la silla para poder inclinarte porque si lo haces dentro de la mesa los brazos chocarán y puedes dañar el mobiliario de la oficina (además de ser bastante molesto).

También es importante que nos fijemos en si la inclinación se puede fijar. A veces la basculación es únicamente para tener vaivén mientras trabajamos, leemos o pensamos… pero si quieres quedarte fijo con cierta inclinación no todas las sillas ofrecen esta posibilidad.

Reposacabeza
Este componente suele ser un accesorio extra que la mayor parte de las empresas vende por separado (50€ aprox.). Por eso es importante valorar si será realmente necesario. Lo será para aquellos que busquen una silla basculante, para que la postura final no acabe perjudicando a cuello y espalda.

No lo será tanto para aquellos que busquen una postura más enfocada a mantener un ángulo de 90º con todo el protagonismo dedicado al apoyo lumbar. A las mujeres con pelo largo no les suele gustar este accesorio porque cuando tienen el pelo recogido es bastante incómodo.

Apoyo lumbar
Una buena parte de las sillas de oficina ergonómicas incluye refuerzo lumbar para contribuir a mantener una postura de 90º. Algunos de esos refuerzos son ajustables de forma que se puede regular la presión que ejercen sobre esta zona del cuerpo.

Valorar la comodidad del apoyo lumbar es muy importante. Hay personas a las que al cabo de unas horas les puede llegar incluso a molestar. Entonces se suele recurrir a todo tipo de cojines y refuerzos que no hacen sino “contaminar” la esencia inicial de la silla.

Apoyo para los brazos
Al igual que el apoyo para la cabeza, el apoyo para los brazos es un complemento de la silla que en muchos modelos se comercializa de forma independiente.

En este punto es importante valorar la comodidad del material del que estén hechos, la facilidad para ajustar su altura y las opciones de movilidad. Por ejemplo, hay apoyos para los brazos que no sólo se mueven de forma vertical, sino que también pivotan lateralmente. También tendremos que tener en cuenta el mecanismo que emplean para hacer esta regulación. Hay sillas en las que para modificar la altura de los brazos tienes que llamar a un ingeniero de la NASA y otras en cambio tienen botones muy cómodos que motivan el uso.

Otro detallle es la fijación. Algunos apoyos se quedan con cierta holgura y eso no está bien. Tus brazos lo notan y tus hombros ejercen una presión innecesaria. Tienes que estar relajado. Y, de vez en cuando, hacerte consciente de tu postura y liberar la tensión de tus tendones. (Quizá ahora estás pensando que nos hemos vuelto locos en Reason Why, pero prúebalo y ya verás como tenemos razón).

Profundidad y ancho del asiento
Hay que ser consciente de las medidas corporales de cada uno a la hora de elegir silla de oficina. Así evitaremos que nos quede grande o pequeña. Por otro lado es importante prestar atención a la profundidad del asiento para que éste no nos provoque molestias innecesarias en los muslos o las rodillas al cabo de unas horas.

Algunas sillas son escurridizas para ciertas personas y en cambio para otras son perfectas. El tamaño de nuestro “trasero” (en 3D) es vital para tomar una correcta decisión.

Un punto muy top es que algunas sillas ofrecen la posibilidad de regular la profundidad del asiento. Esto también es muy importante porque si el asiento toca con nuestras rodillas (por detrás) estará teniendo un impacto negativo en nuestra circulación. Y, por el contrario, si nos libera demasiado la pierna estaremos ejerciendo una tensión excesiva en la columna para sujetar nuestra postura.

Giro de las ruedas

Tenemos sillas que solo se mueven con el peso del cuerpo (quedan estáticas cuando nos levantamos); hay sillas con ruedas de goma pensadas para suelos delicados; también hay ruedas duras para suelos con moqueta…

Tanto si se busca un deslizamiento suave como si lo que se busca es un anclaje más estático, valorar el giro de las ruedas es importante para sentirse cómodo en la silla.

Es decir, en el momento de la compra debes pensar en el suelo más que en la rueda. Pero las sillas suelen venir con un tipo de ruedas y tú deberás comprar las ruedas que necesites en caso de que sean diferentes a las de “serie” (30€ aprox.).

Por nuestra parte, recomendamos colocar un par de ruedas con freno de pie para que al trabajar estés quieto y tu silla no baile. Sin darte cuenta puede pasar un día entero con los talones apoyados tratando de no moverte de “tu postura”…

Tejido
Quizá sea el punto clave más estético de todos. Hay telas que se deterioran con el roce de la ropa, otras que son más fáciles de limpiar… El objetivo está en no dejarse llevar por el color o la textura de un tejido determinado y pensar en factores más prácticos como, por ejemplo, si es transpirable o no de cara al verano.

Las sillas negras se ensucian menos y además son más vendibles si después quieres hacer una renovación 😉

Las sillas de oficina que mejor se comportan en estos puntos clave son las siguientes (los precios son aproximados. Pueden variar en algunos casos):

HeadLine. Vitra. 900€

_alt_

Leap con 3D Knit Back. Steelcase. 900€

_alt_

Gesture. Steelcase. 850€

_alt_

Think Chair. Steelcase. 800€

_alt_

Aeron. Herman Miller. 800€

_alt_

Amia con 3D Knit Back. Steelcase. 700€

Keystone. Ofiprix. 650€

_alt_

Bella Plus. Ofiprix. 600€

_alt_

Realspace PRO Quantum 9000. Office Depot. 350€

_alt_

Elegir la mejor silla de oficina para que se adapte a los puntos clave prioritarios para cada persona no es algo sencillo. Os animamos a pasar de la teoría a la práctica y dedicarle un tiempo a la búsqueda, prueba y comparación de modelos. Vuestra productividad os lo va a agradecer 🙂

DETALLES FINALES

Una silla de oficina dura aproximadamente 10 años. Y después la podrás vender por el 25% de la inversión inicial. (Es algo a tener muy en cuenta).

De hecho, comprar la silla de oficina en el mercado de segunda mano también es una opción muy recomendable. Una silla con 3 años está prácticamente nueva y puedes tener un ahorro del 25%-30% sobre el PVP. No obstante, oto consejo es ir directamente al fabricante porque es muy frecuente recibir descuentos cercanos al 20% (siguiendo un poco la metodología de los concesionarios de coches).

Y, por último, por si todavía tienes dudas… aquí tenemos el argumento definitivo:
Si inviertes 700€ en una silla de oficina ergonómica (no olvides los descuentos de fabricante) – que después venderás por 200€ – es como haber invertido 500€. ¿Estamos de acuerdo?

Si mantienes en tu poder la silla de oficina durante 10 años, significa que estás pagando 60€ al año. Es decir, 5€ al mes.

La mejor silla de oficina tiene un coste de 5€ al mes. ¿Cuánto gastas en papel higiénico? 😉

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *